La paz comienza en casa Buscar la Paz Full view

La paz comienza en casa

Por: Carlos Eduardo Revollo

Gran expectativa genera en Colombia saber que las víctimas del conflicto serán tenidas en cuenta en el marco de los diálogos de Paz, que adelanta el gobierno con la guerrilla, y se acrecienta la ilusión de poder resolver este flagelo a través de las vías democráticas. Se observan avances en los acuerdos, por ello debemos prepararnos para afrontar la nueva realidad que se nos presenta, la cual demandará necesariamente, que realicemos cambios en nuestra forma de pensar y actuar.

La firma de un acuerdo sería solamente el inicio de un largo proceso que debe tener como pilares el perdón, la restitución, la verdad, la justicia y la reconciliación que permitan tener una paz verdadera para todos nuestros compatriotas incluyendo a las víctimas y a los victimarios avanzando en eliminar los orígenes de la violencia, a saber: la injusticia social, la tenencia de tierras y la corrupción.

Decidiendo perdonar

Perdonar no es un sentimiento, se trata de un acto de la voluntad que debe ejercerse decididamente sin importar condiciones sociales, creencias o formación académica. Es el momento de reconocer nuestros errores, evitar excusas, asumir nuestras responsabilidades y dejar de culpar a otros por las situaciones negativas en las familias y empresas. Si bien algunos piensan que hay debilidad al hacerlo, la confesión genuina con el compromiso de cambiar y no repetición, en realidad produce la confianza necesaria para lograr el perdón integral. Perdonar también incluye la muy difícil decisión de aceptar las consecuencias del perjuicio causado que afectará a las víctimas a futuro, pero se requiere de un punto de partida para la finalización del conflicto pues de otra manera seguiremos inmersos en el círculo vicioso de generar más violencia para terminar la violencia y nunca veríamos la luz al final del túnel. Si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial y si no perdonamos a otros sus ofensas, tampoco nos perdonarán las nuestras, nos recuerda Jesucristo.

Comprometidos en decir la verdad

Decir la verdad es el pilar fundamental para fortalecer la confianza en las relaciones creando una atmósfera de esperanza en la que las palabras recuperen su verdadero significado, se cumplan los compromisos adquiridos y abandonemos toda forma de mentir, ocultando o negando los hechos reales. Al reconocer la verdad también debo estar dispuesto a restituir y reparar emocional y materialmente a quienes he perjudicado hasta donde ciertamente alcance mis posibilidades, teniendo presente que en algunos casos será imposible reparar completamente.

Construyendo caminos de reconciliación

El post conflicto nos obliga a cambiar la manera de pensar y actuar con nuestros conciudadanos. Es el momento de actuar con solidaridad y sinceridad hacia quienes nos rodean. Ha llegado la hora de renunciar a: buscar atajos, querer obtener ganancias sin esfuerzo, buscar logros materiales a cualquier precio, irrespetar a las autoridades, aplaudir a líderes violentos, responder a las ofensas y a hacer justicia con nuestras propias manos. Así mismo, podemos esforzarnos por cambiar normas para lograr mayor inclusión social, mejor redistribución del ingreso, facilitando el acceso a oportunidades cediendo espacios que consideramos nuestros. Si solo cumpliéramos los derechos de la constitución política, en especial el derecho a la vida, podemos construir una nación encantadora, teniendo memoria para no caer en las equivocaciones del pasado.

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment