• Home  /
  • Medio Ambiente   /
  • ¡Qué la playa, la brisa y el mar, continúen siendo los más bello de esta tierra!
¡Qué la playa, la brisa y el mar, continúen siendo los más bello de esta tierra! Turismo en Santa Marta Full view

¡Qué la playa, la brisa y el mar, continúen siendo los más bello de esta tierra!

Por: Eduardo Revollo

Playa, brisa y mar es lo más bello de la tierra mía, tierra tropical en un ambiente lleno de alegría”…, es la letra de una de las canciones interpretadas por la Billos Caracas Boys que escuchaba con gran frecuencia en mi niñez.Este bello porro representa la alegría y emoción vividas cada vez que visitábamos las hermosas playas de Santa Marta, la bahía más linda de América.

La emoción se torna más fuerte ahora que debo recorrer más de 1000 kilómetros para reencontrarme con el mar Caribe amigo inseparable del departamento del Magdalena. Pero, como sucede en algunas ocasiones, las cosas bellas de la vida no pueden disfrutarse debido a factores externos y siendo sincero, por situaciones que uno mismo origina muchas veces sin darse cuenta.

Difícilmente puedo disfrutar con gran intensidad la visita a las playas al observar la falta de sentido de pertenencia de sus visitantes foráneos y nativos, con prácticas antiecológicas que fomentan la suciedad, desorden, contaminación de todo tipo, perjuicio a la salud y poniendo en riesgo la supervivencia de los recursos naturales.

Si el mar y la tierra pudieran hablar, seguramente expresarían su angustia al saber, que deben emplear gran parte de su energía para no morir, en combatir a esos aguerridos adversarios como el icopor, plástico, aluminio, vidrio y cartón que ocupan el lugar que antes tenían las tortugas, corales y langostas. En la batalla para degradar los desechos pueden tardarse treinta, cincuenta y más de cien largos años… Y ni qué hablar del polvillo del carbón que al inhalarse pasa directamente a los pulmones causando problemas respiratorios.

¡Cuán terrible para nuestros niños que juegan en la playa pisar envases de lata o vidrio que pueden generar lesiones de gravedad, afectarán su bienestar y dañarán las vacaciones de toda la familia, simplemente porque alguien no depositó en una caneca estos envases!

¡Qué tristeza convivir con desechos alimenticios, espinas de pescado, platos y vasos porque nos da pereza recogerlos y creemos que una mano invisible seguramente los recogerá enviándolos al lugar donde deben estar!

Olvidamos que los recursos son finitos y muchos no son renovables. El mar y su entorno es nuestro, no sólo para disfrutarlos; también tenemos la obligación de cuidarlos y evitar que se sigan deteriorando. El mar es un préstamo que nuestros hijos nos hacen y cuando ellos crezcan lo van a reclamar.

Solo por hoy: por favor no botes envases al piso, recoge lo que puede dañar a otros, clasifica y deposita los desperdicios en la caneca adecuada.

La decisión no depende de la situación, ni de la economía o del clima. Depende solamente de ti. Vale la pena cambiar la actitud con uno mismo y con los demás en el marco del respeto para lograr erradicar éstas amenazas para que de verdad “la playa, la brisa y el mar sean lo más lindo de la tierra mía”.

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment