• Home  /
  • Cultura   /
  • Pescaíto, en el corazón de los samarios
Pescaíto, en el corazón de los samarios Pescaíto, en el corazón de los samarios Full view

Pescaíto, en el corazón de los samarios

Por Darío Ernesto

Pescaíto es un barrio tradicional, fue fundado en las primeras décadas del siglo XX. Santa Marta era entonces una hilera de casas junto al mar, alrededor de la Catedral y el Cuartel, entre calles de brisa y polvo y plazas sin monumentos, como un rincón del mundo olvidado por las Coronas, Repúblicas e Imperios, o como un pequeño pueblo que solo encontró en sus recuerdos la única manera de sobrevivir al tiempo, al asedio de los piratas y al olvido de los gobernantes. Pero, a pesar de todas las dificultades, Pescaíto se mantuvo allí y acompañó el crecimiento de Santa Marta para convertirse en símbolo del triunfo de los samarios sobre la adversidad y en el barrio más emblemático de la ciudad de Santa Marta.

Se hizo famoso cuando uno de sus hijos, el Pibe Valderrama, llevó la identidad de sus calles, la calidez y el talento de su gente, a los escenarios deportivos más importantes del mundo.

Pero, el Pibe no fue el único deportista destacado que vio nacer el barrio. De hecho, él es parte de una dinastía de destacados futbolistas, entre ellos sus tíos Justo y Aurelio Palacios, su primo Didí Valderrama y otros como Alfredo Arango Narváez, Eduardo Retat, David Ferreira y Jorge Bolaños. La legendaria cancha del barrio, conocida como La Castellana, fue testigo silencioso de las primeras hazañas de cada uno con el balón. Hoy, La Castellana permanece, remodelada, con césped sintético y todavía es el escenario de torneos locales, entrenamiento y diversión de pequeñas promesas.

Aquí nacen las estrellas. La mítica e histórica cancha La Castellana

Antes de que surgieran estos reconocidos deportistas, pocos habían escuchado hablar de aquel barrio de casas sencillas, muy cerca del centro de Santa Marta, pero tan alejado del esplendor de las construcciones coloniales y que sirvió de acogida a pescadores, comerciantes humildes del mercado público, a los trabajadores rasos del Puerto, del Ferrocarril y a los navegantes de otros países que llegaban a la ciudad, buscando amores furtivos.

De la mano, o mejor, de los pies de sus futbolistas, Pescaíto se convirtió en un referente de la ciudad y se reconoció su importancia como cuna de grandes deportistas y patrimonio cultural de los samarios. Es un lugar donde la gente pasa su tiempo sin otra pretensión que la de disfrutar del fútbol, vivir tranquila, dialogar sin tapujos entre vecinos y recorrer sus calles, parques y terrazas como si fueran extensiones de sus casas; porque Pescaíto entero es una sola casa, es un solo hogar, donde se vive a Santa Marta desde sus extremos más duros y difíciles, hasta en sus facetas más alegres y felices.

El Carnaval de Pescaíto es la principal festividad del barrio, es organizado por la Fundación Carnaval de Pescaíto (FUNCARPÉS) y sirve de vitrina para expresiones culturales, danzas y bailes de tradición en la ciudad.

Hoy, Pescaíto sigue luchando por mejorar la armonía y la calidad de vida de sus habitantes, quienes se enorgullecen del aporte que han hecho y siguen haciendo a la ciudad y al país. Por eso, el barrio y su gente no solo se encuentran en el corazón de Santa Marta, sino en el de todos los samarios.

Written by Revista Vive

Revista Vive Caribe. Queremos ser un espacio de encuentro de nuestra cultura e identidad. Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment