Padres, tiempo de calidad Vive la familia Padres tiempo de calidad Full view

Padres, tiempo de calidad

Cecilia Gómez Godoy

En el núcleo familiar se están perdiendo muchas oportunidades para los padres, pues existe infinidad de distracciones en la vida cotidiana, que provocan que una labor tan importante como ser papá y mamá quede en segundo plano. Esto conlleva multitud de problemáticas y para encontrarles una solución se debe realizar un proceso de reingeniería específico y complicado en las relaciones padres e hijos.

En la actualidad, la función de algunos padres la están tomando las redes sociales, inadecuadamente utilizadas, no solo por los niños, también por los papás; y es que el mal ejemplo que reciben los hijos procede precisamente de los mismos padres.

Contestar una llamada, un mensaje de WhatsApp, ver una foto, etc., en medio de un almuerzo familiar, es una costumbre lamentable cada vez más frecuente en nuestras casas. El comedor es un lugar donde todos nos reunimos alrededor de la mesa no solo para comer, sino también para conversar en medio de un ambiente acogedor y reconfortante para cada miembro de la familia. Allí tenemos la oportunidad de interactuar entre todos, proyectarnos y compartir con alegría los logros alcanzados, comentar ideas, experiencias y diversidad de temas en el calor del hogar. En su lugar convertimos este gran momento en una reunión de autómatas embelesados por los avances de una tecnología mal utilizada.

El mejor consejero, el mejor amigo siempre es: ¡El internet! ¡No existe tiempo para nada más!, y poco a poco, entre hijos y padres, la brecha de la indiferencia y el irrespeto se agudiza de manera irreparable. Personalmente no tengo nada en contra del internet, al contrario, lo considero una gran herramienta para el avance personal y en todos los escenarios a nivel mundial, pero debemos manejarlo con prudencia, equilibrio e inteligencia.

Hago un llamado respetuoso a todos los padres que han permitido que el internet tome el control de sus hijos, de sus pensamientos, de sus actitudes, de sus emociones y sentimientos; a los padres que han cedido su autoridad ante sus propios hijos, por descuido o irresponsabilidad, a las redes sociales, con las consecuencias silenciosas que esto trae, hasta la inevitable desintegración de la familia. Pues, aunque vivan en un mismo espacio, sus miembros cada vez se vuelven más extraños y lejanos entre sí.

No es la CANTIDAD de tiempo que pasemos con nuestros hijos y nuestra familia, es la CALIDAD del tiempo que compartimos con ellos el que les arraiga principios y valores, con los cuales, independiente de las coyunturas de la vida a las que se vean enfrentados, tendrán la capacidad de decidir plena y libremente el camino a seguir.

Written by Revista Vive

Revista Vive Caribe. Queremos ser un espacio de encuentro de nuestra cultura e identidad. Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment