Mientras menos necesito, más feliz soy Ser Feliz con ViveCaribe Full view

Mientras menos necesito, más feliz soy

Por: Sara Corazón

En la actualidad la mayoría de nosotros tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas, y sin embargo parece que esto no nos hace más felices, sino todo lo contrario. Es como si cada vez nos sintiéramos más insatisfechos. Parece que mientras más tenemos, más necesitamos y menos felices somos. La felicidad es como un pez escurridizo que todos anhelamos y buscamos, pero que parece escaparse cuando la tenemos entre las manos, la palpamos con los dedos y así, de repente, se esfuma. Pero ¿qué es la felicidad?

La felicidad es muy difícil de definir, porque es algo totalmente subjetivo y depende de los gustos y preferencias de cada persona. La felicidad reside en los gustos y no en las cosas. Somos felices cuando tenemos y experimentamos lo que nos gusta y no cuando tenemos lo que los demás encuentran agradable. La felicidad se encuentra dentro de nosotros, cuando vivimos, sentimos y experimentamos las cosas que nos llenan.

La felicidad no es un estado perpetuo que dura para siempre, sino que en el transcurrir de nuestras vidas tenemos momentos de felicidad más intensos y duraderos que otros. Estos momentos de felicidad dependen única y exclusivamente de la actitud que uno tiene para vivir la vida. La felicidad se mide en momentos, en experiencias, en circunstancias; pero la clave está en cómo siento, vivo, disfruto y percibo ese momento presente. Mientras menos condiciones y menos cosas necesito para ser feliz, ¡más feliz soy!

Se trata de disfrutar al máximo las pequeñas cosas, que son en realidad las grandes cosas que nos ofrece la vida. La felicidad se esconde en el aquí y en el ahora, en el momento actual. La felicidad nos abandona porque nosotros mismos lo queremos así; es cuestión de perspectiva, de cómo nosotros mismos vemos y vivimos las cosas presentes. Es recomendable renunciar a varias cosas para alcanzar dicha felicidad y simplificar nuestra vida:

  1. Renuncia a tu necesidad de tener siempre la razón: hay que aceptar que todos nos equivocamos, ya que querer tener siempre la razón puede acabar con grandes relaciones o causar estrés y dolor para nosotros y para los demás. Uno escoge las batallas que quiere pelear.
  2. Renuncia a tu necesidad de control: no es conveniente querer tener siempre el control de todo lo que pasa en nuestra vida y a nuestro alrededor, hay cosas que pasan porque tienen que pasar de esa forma, deja que todos sean lo que son, hay que querer y aceptar a las personas como son, sin querer cambiarlas.
  3. Deja de culpar a los demás: asume la responsabilidad de tu propia vida, uno tiene la vida que uno decidió tener.
  4. Abandona la charla autodestructiva: la forma negativa en que pensamos y nos hablamos a nosotros mismos contamina y afecta lo que hacemos y sentimos, no creas todo lo que tu mente dice, más aún si es algo negativo o pesimista.
  5. Deja de quejarte y resuélvelo: renuncia a la necesidad de quejarte de las muchas cosas, personas o situaciones que te ocurren, nadie puede hacerte infeliz, es tu propia decisión si permites que las cosas te afecten, no es la situación quien libera estos sentimientos en ti, sino la forma en que decides enfrentarlos.
  6. Deja la crítica: abandona la costumbre de criticar eventos, situaciones, personas o cosas que son diferentes a ti. Todos somos diferentes, pensamos y sentimos diferente.
  7. Renuncia a tu necesidad de impresionar a los demás: deja de intentar ser algo que no eres para agradar a otros, el llevar máscaras es desgastante y es mejor que las personas te acepten como eres y sobre todo tú mismo lo hagas.
  8. Ábrete al cambio: estamos programados para resistirnos al cambio, solo puedes alcanzar otro nivel intelectual si cambias constantemente; adaptación y cambio son estímulos que incrementan la inteligencia y la percepción. Aceptar y disfrutar los cambios que se presentan nos hace más felices.
  9. Olvídate de las etiquetas: deja de etiquetar a las personas, cosas y situaciones que no entiendes y trata de abrir la mente a nuevas posibilidades.
  10. Abandona tus miedos: deja de tener miedo por lo que sucederá o lo que pueda pasar, el miedo paraliza y no deja que las cosas pasen. -“A la única cosa que debes temer es a tu propio miedo”- Franklin D. Roosevelt.
  11. Abandona tus excusas: Muchas veces nos limitamos y nos justificamos a causa de las muchas excusas que utilizamos, en lugar de interiorizar y trabajar en nosotros mismos para crecer y mejorar.
  12. Lo pasado, pasado: el presente es todo lo que tenemos, no dejes que tu pasado gobierne tu futuro. Mantente presente en todo lo que haces y disfruta la vida, ve el futuro con claridad y entusiasmo, pero siempre mantente presente en el ahora.
  13. Desapego al apego: es un concepto difícil y en el que se debe trabajar día a día, en el momento en que te desapegues de todas las cosas. Esto no es renunciar al amor a ellas. El apego es el miedo a dejar de tener algo y al quitar ese miedo disfrutarás al máximo y de manera serena de todo lo que te rodea.
  14. Deja de vivir de acuerdo a las expectativas de los demás: hay demasiadas personas viviendo vidas que no son suyas, viven su vida de acuerdo a lo que otros consideran que es lo mejor para ellas mismas y están tan ocupados complaciendo a los demás, que se olvidan de ellas mismas.
  15. Deja de lado las creencias limitadoras: el límite de nosotros mismos está en nuestra mente, no te limites.

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment