• Home  /
  • Cultura   /
  • La célula básica de la sociedad es la familia.
La célula básica de la sociedad es la familia. Familia en ViveCaribe Full view

La célula básica de la sociedad es la familia.

Fortaleciendo el valor de la familia

Colombia es un país privilegiado por su ubicación geográfica, enorme cantidad de recursos naturales, variedad de climas, especial biodiversidad, sumado a la creatividad y la calidez de su gente.

Tenemos compatriotas reconocidos dentro y fuera del país como ilustres científicos, escritores, empresarios y deportistas entre otros, pero paradójicamente no vivimos en una nación encantadora acostumbrándonos a convivir con acciones negativas las cuales opacan las cosas buenas que poco se difunden por los medios de comunicación. Muchas veces escuchamos la frase “la sociedad está mal” al conocer algunas atrocidades ocurridas en los hogares, en el campo y en las calles de nuestros municipios.

Entonces surge la pregunta ¿Cómo hacemos para mejorar como sociedad? La respuesta no es novedosa: la célula básica de la sociedad es la familia. Sabemos que el foco principal debe ser la educación y formación de las nuevas generaciones desde el momento en que el diminuto embrión se está gestando en el cálido vientre materno necesitando sentir el amor de papá y mamá.

Especialmente en el hogar deben formarse los principios y valores que regirán los comportamientos de los buenos ciudadanos, independiente de los títulos o grados de educación que se obtengan en el futuro.

La principal misión de los padres debe ser formar personas con amor, seguridad emocional y con firmeza de carácter que puedan tomar decisiones con sabiduría aportando generosamente a la sociedad recursos, dones y talentos procurando que el bien general prime sobre el interés particular.

En las aulas de clase la educación debe concentrarse en aumentar los conocimientos y habilidades dentro del marco de los principios y valores rectores de la sociedad con educadores instruidos capaces de orientar sabiamente a sus alumnos fomentando el respeto, la honestidad y la responsabilidad.

Grandes dificultades en la formación y educación pueden generarse por la disfuncionalidad de los hogares debido al alarmante aumento de los divorcios, madres solteras cabezas de familia, hogares conformados con los hijos de matrimonios anteriores, situaciones para las cuales no hemos sido preparados, quizás porque que no hemos apreciado el enorme valor de construir relaciones duraderas que son el cimiento para tener amistades que duren toda la vida, relaciones de hermandad para toda la vida y del matrimonio para toda la vida: un hombre y una mujer unidos por la fe y la esperanza.

No nos gusta comprometernos. Se dispone de poco tiempo para dedicarle a los hijos, debido a las extensas horas de trabajo requeridas para cumplir compromisos económicos que nos impone la sociedad de consumo creando corazones solitarios, egoístas y en extremo independientes. Hemos creído que lo importante es la calidad y no la cantidad de tiempo dedicado a los hijos, pero al dedicarles poco tiempo: ¿Cómo conocer sus luchas, temores, desafíos y sueños?

Hay familias donde los infantes, adolescentes y jóvenes no están siendo formados por sus padres o madres sino por asistentes del hogar, son aconsejados por compañeritos sin la formación necesaria y tienen una creciente dependencia a las redes sociales, videos de todo tipo y videojuegos, en el mejor de los casos, los cuales han ocupado el espacio de actividades necesarias para el diálogo personal en la intimidad del hogar, las charlas sinceras compartidas alrededor del comedor o las orientaciones dadas caminando por el parque.

Como sociedad debemos reconstruir los valores perdidos acordando los roles que deben cumplir los cónyuges e hijos para construir la sociedad que anhelamos.

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment