Fe, El Único Camino Seguro Hacia Dios Fe en Dios Full view

Fe, El Único Camino Seguro Hacia Dios

Por Noemi Polo

"La fe es aferrarse a lo que se espera, es la certeza de cosas que no se pueden ver".
Hebreos 11, 1.

En la Biblia, el evangelio de San Marcos nos habla de una mujer que durante muchos años padeció de un flujo de sangre. También dice que en todo ese tiempo gasto todo su dinero, en mano de muchos médicos. Pero dice además, que la sanidad de esta mujer ocurrió cuando Jesús iba a la casa de un hombre llamado Jairo a sanarle su hija, y lo que más me llama la atención es que había una gran multitud que lo apretaban y la mujer paso en medio de la multitud, toco el manto de JESÚS y recibió su sanación. La pregunta es: ¿por qué no hubo más gente de la multitud que recibiera sanación? ¿Por qué sólo ella la recibió?

Y no era que Jesús no quisiera darles a todos la sanación, sino que esto estaba ligado a algo muy importante: la FE. La fe que nos salva y actúa mediante el amor. Esta es la Fe que debemos tener para acercamos a Dios. Tener fe de que nos escucha, nos ama, de que Él quiere una relación estrecha con nosotros y conoce todas nuestras necesidades. Tener fe es tener el valor de responder agradeciendo a Dios cualquier situación que se presente, movidos por la confianza en Él. Así que acerquémonos a Dios confiadamente; porque cuando acogemos a Dios en nuestro corazón, nuestra vida se transforma y se vuelve respuesta a su amor y bondad, porque sabemos que es nuestro Padre y que desea lo mejor para nosotros. La fe es el principio operativo de la vida. Es el medio mediante el cual nos relacionamos con Dios y vivimos la vida en libertad.

Algunos escogieron creer; otros escogieron no hacerlo.

El hombre que tiene fe cree. El que cree confía, de lo contrario realmente no cree.

Sin la fe no comprendemos la obediencia de Abraham y su confianza en Dios, tampoco a Moisés, quien abandona un porvenir cómodo por la tarea de guiar a un pueblo rebelde. No es tan sencillo decir lo que la fe cree, lo que espera y lo que desea.

La Virgen María es quien realiza, de manera más perfecta, la obediencia de la fe. Acogió el anuncio del ángel e inmediatamente dio su aprobación: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lucas 1, 38).

Por eso Isabel la saludó con la alabanza “¡Dichosa tú que has creído que se cumplirán las cosas que te fueron dichas de parte de Dios!” (Lucas 1, 45)

La fe de María nunca vaciló. Ni siquiera cuando vio a Jesús, su Hijo, padecer y morir en la cruz. Permaneció firme, llena de confianza en Dios.

La duda se apodera de quien se aísla de Dios. Jesús les declaró: En verdad les digo: "si tienen tanta fe como para no vacilar, ustedes harán mucho más que secar una higuera. Ustedes dirán a ese cerro: ¡Quítate de ahí y échate al mar!, y así sucederá. Todo lo que pidan en la oración, con tal de que crean, lo recibirán" Mateo 21, 21-22.

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment