El tren de mis sueños El tren de mis suenos Full view

El tren de mis sueños

Por Neftalí Reyes Basoalto

En la obra del escritor colombiano Gabriel García Márquez el tren posee dos caracterizaciones, una real y otra ficticia. En muchas de sus historias el tren evoca la manera como llega el progreso y la tecnología, pero también es un elemento que evoca sueños y tragedias. El tren es una conexión con el mundo, ese otro mundo que en Cien Años de Soledad parece como un más allá, como otra vida totalmente diferente a aquella que viven esas estirpes olvidadas y condenadas a no tener una segunda oportunidad sobre la tierra. El tren se convierte en un mecanismo de transformación del pueblo al que se vinculan diferentes aspectos de su cotidianidad. Con el tren llega el gramófono, el telégrafo y el cine. Sus llegadas y pitidos marcan los momentos del día. El Caribe colombiano es ese mundo metonímico al que Gabriel García Márquez llamó Macondo, visitado siempre por un tren; un tren de los sueños.

I
Sueño con un tren
de muchos vagones,
lleno ya no de carbón,
lleno ahora de ilusiones.
Que se monten las mujeres,
que se monten los hombres
y que se forme una parranda;
suenen voces y canciones.

II
Sueño con un tren
pintado de color,
de amarillo y azafrán,
de violeta y de salmón.
Que lo pinten los wayúu
en la casa del Carnaval,
que lo pinte un vallenato,
mientras canta cual juglar.

III
Y que lo cubran con mantas,
con faldas y polleras.
Que lo manejen las mujeres,
que nos lleven donde quieran.
Y que sean cantadoras
de champeta y vallenato,
bailen cumbia, bullerengue
y la danza del garabato.

IV
Sueño con un tren
que me muestre cómo fuera
el Magdalena Grande,
y los picos de la Sierra,
del Atlántico su magia,
de Cartagena sus calles,
de Sincelejo sus plazas
y en las islas los mares.

V
Sueño con un tren
que me lleve a contemplar
el amanecer en la Guajira,
y en los pueblos del Cesar.
Que en la noche se refugie
en el Valle de Upar,
y me lleve a saludar
a Escalona y Leandro Díaz.

VI
Un tren que pase
por la depresión Momposina
y también por Canutal,
en los Montes de María.
Que me lleve a Corozal,
a Sampués y a Cereté,
y después a recorrer,
a la bella Montería.

VII
Sueño con un tren
que emita sonidos
de acordeón
y de tambores.
Que en vez de humo
esparza sones,
que en vez de miedo
produzca amores.

Si eres Caribe y sueñas
¿Cuál es el tren de tus sueños?

Inscríbete en nuestra comunidad virtual y cuéntanos en un poema o en un escrito breve cómo sueñas a tu ciudad, al Caribe y a Colombia en general o sus elementos más representativos. Tus escritos podrán ser publicados en la próxima edición de la Revista ¡Vive!

Written by Revista Vive

Revista Vive Caribe. Queremos ser un espacio de encuentro de nuestra cultura e identidad. Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment