• Home  /
  • Vive Tu Ser   /
  • ¡El tratamiento de su gastritis lo puede estar matando!
¡El tratamiento de su gastritis lo puede estar matando! Doctor Abril Vivecaribe Febrero Full view

¡El tratamiento de su gastritis lo puede estar matando!

Por: Jorge E. Abril B*

En estos días posteriores a las festividades de navidad y fin de año, principios o antesala a los carnavales es muy frecuente someter a excesos a nuestro sistema digestivo, por lo cual se presentan síntomas que no habíamos padecido antes o se exacerban otros de trastornos ya diagnosticados en la consulta de rutina especializada con el gastroenterólogo.

No deja de ser inusual la presencia de las denominadas llamadas “diarreas de viajero” en especial entre los visitantes extranjeros y del interior del país no habituados a ciertas comidas vernáculas de nuestra costa Caribe, pero imposible por su sabor delicioso de resistir la tentación de probar y disfrutar.

No es extraño que consulten pacientes con diagnósticos previos dados por el médico general o especialista como la tan famosa gastritis, reflujo gastroesofágico, incluso cuadros de larga evolución del tan celebre síndrome de colon irritable. La mayoría de las veces encontramos un patrón de estrés, preocupaciones excesivas, mucho trabajo y poco tiempo de descanso y sueño, comidas en horarios irregulares, de afán que no dan tiempo de hacer una adecuada digestión, sin masticar y de mala calidad (comida chatarra) con periodos de ayuno.

Tradicionalmente en la "medicina convencional" se considera y así lo entienden la mayoría de pacientes reforzado por el hecho que igual causa le atribuyen las propagandas de televisión y otros medios, es el considerar que los problemas de "gastritis' se deben a un exceso principalmente de ácidos estomacales, por supuesto el mayor y común síntoma es la sensación de ardor estomacal, como fuego que quema el interior a nivel del abdomen, incluso la típica sensación de que ese ácido se devuelve por detrás del pecho y da amargura, mal sabor y aliento en la garganta y boca.

Por ello el tratamiento convencional se limita además de algunas medidas nutricionales y generales al manejo con los renombrados antiácidos, es decir con la famosa suspensión de hidróxido de aluminio, magnesio más simeticona que al unirse con el ácido del estómago lo neutraliza y elimina la sensación molesta de acidez.

También su médico le habrá podido recomendar otros conocidos productos como la ranitidina, y la línea de los bloqueadores de la bomba de protones a nivel estomacal (omeprazol, lansoprazol, esomeprazol, pantoprazol, rabeprazol) cuya acción principal es la reducción marcada y prolongada de la producción de ácido en el jugo gástrico.

De una manera más coloquial estos actúan similares a los antitranspirantes de los desodorantes que aplicamos para que no suden nuestras axilas, en este caso se trata de desodorantes estomacales que secan el estómago impidiendo que sude el ácido, retirando o bloqueando los síntomas, pero pocas veces resolviendo la disfunción de fondo y bloqueando gravemente la función digestiva con serias consecuencias que no se tienen en cuenta.

Como médico no convencional desde un enfoque funcional, biológico, natural, e integrativo puedo decir que estos medicamentos son útiles para el tratamiento de úlceras sangrantes gástricas y duodenales, síndrome de Zollinger-Ellison, reflujo ácido del estómago al esófago lesionándolo gravemente, pero para el resto de casos quita el síntoma perpetuando la disfunción, incluso el uso de estos por tiempo prolongado está relacionado con mayor frecuencia de desarrollo de cáncer gástrico, osteoporosis y fracturas, infecciones bacterianas más frecuentes en distintos órganos, baja de defensas, deficiencia de absorción de vitaminas en especial B12 favoreciendo la aparición de la anemia, cuadros de depresión, daño neurológico o demencia, por citar solo unas pocas causas. Se recomienda periodos de uso de estos medicamentos seguidos de periodos largos de descanso, pero su uso se ha vuelto habitual al punto que muchos colegas siguen recetándolo por años cuando debería ser solo de meses.

El ácido que produce el estómago es indispensable para cerrar la válvula que impide el reflujo del contenido del estómago al esófago, para eliminar bacterias perjudiciales como el Helicobacter pylori y un correcto balance de bacterias benéficas, estimular la producción de una capa de moco protector que impide la formación de quemaduras (gastritis) y úlceras, estimular la secreción de bilis, absorción de nutrientes, aminoácidos, vitaminas y minerales, y la eliminación de toxinas y exceso de grasas perjudiciales para el hígado evitando por ejemplo el hígado graso, el síndrome de colon irritable, etc.

La solución es no dejar congelado el estómago por años, sino recuperar la funcionalidad de dicho órgano, medidas como tomar dos litros de agua al día, no tomar líquidos con las comidas, evitar alimentos que no se toleren o desarrollen alergias, evitar combinar proteínas con carbohidratos pesados en la misma comida, disminuir la ingesta de azúcar y carbohidratos refinados, evitar consumir leche y algunos derivados lácteos de vaca, incrementar el consumo de las hortalizas y proteínas, y el uso recomendado de alimentos como el jugo de limón, apio, infusiones de boldo, apio, jengibre dirigidas por un médico capacitado además de un plan de rehabilitación de los niveles adecuados del pH ácido estomacal para corregir la baja de este, el apoyo de terapias funcionales, biológicas y de medicina tradicional china (acupuntura), apiterapia, son una excelente alternativa que animo a considerar y usar para su beneficio y recuperación total. Si le dijeron que su gastritis nunca se cura, la realidad es distinta y optimista.

*Médico y Cirujano Universidad del Rosario
Medicina Biológica, Funcional e Integrativa,
Terapias alternativas y complementarias
Movil: 57 300 2659836
doctorabril-revistavive@yahoo.com

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment