• Home  /
  • Turismo   /
  • El Surf en Colombia, un deporte con futuro en nuestra costa Caribe
El Surf en Colombia, un deporte con futuro en nuestra costa Caribe Surf Colombia Full view

El Surf en Colombia, un deporte con futuro en nuestra costa Caribe

Surfear en Colombia
El Surf es un deporte no olímpico que consiste es mantener el equilibrio sobre una tabla que se desliza sobre las olas del mar o piscinas artificiales. Sus orígenes datan de hace más de 500 años, en las civilizaciones de la Polinesia, ubicadas en el centro y en el sur del océano Pacífico. Los hombres salían a pescar en tablas grandes que tenían un remo o se deslizaban sobre las olas. El deporte se popularizó en Estados Unidos y Australia en los años 50 y 60 y con el tiempo fue llevado a todas partes del mundo. El Surf es practicado en todo el globo por millones de personas. Australia, Brasil, centro y sur América son los lugares donde más viajan los amantes de este deporte a disfrutar de la playa y de las olas.

Colombia no es la excepción, ya sea en el mar Pacifico o en el Atlántico, varias playas de nuestro país también son visitadas anualmente por cientos de surfistas quienes disfrutan brincar olas, deslizarse por tubos de agua en el mar encima de su tabla regocijándose de la hermosa vista de la naturaleza y de las chicas lindas que siempre acompañan a estos avezados deportistas.

Puerto Colombia en el Atlántico y las playas del Parque Tayrona entre la desembocadura del río Piedras y el río Mendihuaca en el Magdalena, se han convertido en los surf spots en Colombia más importantes, o los puntos de reunión para surfistas del Caribe. Los Ángeles, Casa Grande y Costeño Beach surf camp, son nombres afines y conocidos para todo aquel que viaja desde el ruidoso y sucio mundo de la ciudad hacia la calmada y preservada naturaleza.

La revista VIVECARIBE hizo un recorrido por estos campamentos para conocer algunos de los surfistas que visitan y viven en ellos, con el fin de conocer sobre el deporte y el estilo de vida Surfer. Lo primero que quisimos saber es cómo llegar a esos lugares donde se practica el surf. Y para hacerlo encontramos que hay varias formas, pero recomendamos la opción más barata: la de viajar en bus, el cual se toma desde la Calle 11 con Carrera 11, en la zona del mercado de Santa Marta, de ese lugar constantemente salen buses modestos con personas que viajan entre esta ciudad y Palomino. Hay que decirle al conductor o al ayudante del bus a donde nos dirigimos, eso es de mucha ayuda, ya que ellos conocen los campamentos y lo dejarán a uno en el sitio adecuado.

Surfing en Colombia

En mi primera parada encontré a Marquitos, un surfista samario que reparaba su tabla, tenía unos raspones y le pregunté intrigado si se los había hecho surfeando, me dijo que no, que se cayó de un palo de mango. Me recomendó que viera las magníficas olas y que les tomará fotos, también me dijo donde se hacían tubos de agua. No tuve otra opción que hacerle caso e ir a fotografiarlas. Me despedí de Marcos y tomé camino hacia la Guajira buscando el siguiente campamento.

Disfrutando de la naturaleza, el sonido permanente del mar y la vista a las hermosas montañas de la Sierra, a unos 20 minutos de camino en una de las playas guajiras, conocí a Santi Gil, como lo llaman sus amigos, un indígena de la etnia wiwa que hace 4 años conoció el surf, ahora tiene 17 años y actualmente es el campeón amateur del torneo de este deporte que se hace en la costa cada año. Lo acompañé a surfear y me contó un poco sobre él.

¿Por qué te convertiste en un surfista?

Bueno yo vi a los surfistas montar en las tablas y quise aprender, no le tengo miedo al mar, cogí una tabla y me metí; aprendí viendo y metiéndome todos los días hasta que comencé a surfear de verdad.

¿Qué es lo que más disfrutas de surfear en las olas?

Lo que más me gusta es sentir el movimiento del agua mientras me muevo con las olas, hay que saber sentirlas y reconocerlas para saber si se deben montar o dejarlas ir.

¿Qué crees que es lo que una persona necesita para ser surfista en Colombia?

Obviamente lo primero que necesita es una tabla, sin eso no lo puedes hacer, debes montar las olas cada vez que puedas y no debes tener miedo porque o si no nunca progresarás.

Santi siguió surfeando, me despedí y seguí mi camino hacia el norte, buscando más surfistas, sorpresivamente encontré Brayan Rea un canadiense que habla español con acento costeño y adora el mar, bailar y montar las olas. Vive en su campamento de surf hace 3 años y ahí enseña y practica el deporte. Mientras hacia una pausa de las clases que dictaba le preguntamos algunas cosas sobre su vida y el surf.

¿Qué es lo que más te gusta de ser surfista?

Vivir cerca al mar, yo creo que un surfer es quien ama estar en las olas, no es necesario ser el más alto o el que mejor forma física tenga, se trata de disfrutar estar en las olas.

¿Qué piensas de las olas del parque Tayrona?

Son bastante irregulares pero son divertidas, hay que esperar y ser paciente y rápido para capturar las mejores.

¿Cómo ves el futuro del surf en la costa caribe colombiana?

Yo creo que están aumentando los practicantes de surf, y el nivel está creciendo, falta mucho camino por recorrer para estar al nivel mundial, pero veo que hay jóvenes que dentro de unos años serán muy buenos, esperemos que empiecen a recorrer playas que es lo que les llenará de experiencia.

Luego de esas pequeñas charlas no me quedó más que disfrutar de las olas y del paisaje, la vista linda y observar los giros y la forma como estos chicos se suben a las olas turbulentas sin ningún temor. Es agradable saber que en las estribaciones del Parque Tayrona y la Sierra Nevada de Santa Marta hay playas hermosas llenas de riqueza natural y lo mejor de todo, de personas que a través del deporte no solo lo practican y enseñan, sino que protegen las playas de ser invadidas por basuras y la contaminación de los turistas irresponsables que no saben amar nuestras riquezas naturales.

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment