El ciclo de la construcción Construcción en Santa Marta Full view

El ciclo de la construcción

Por: Juan Carlos Sánchez

La construcción al igual que la mayoría de las actividades lucrativas, por la naturaleza del mercado de oferta y demanda, cumple un ciclo que obedece a la teoría de la “telaraña”.

Este ciclo se inicia cuando la oferta es inferior a la demanda y en el mercado se llega a cierto grado de especulación. En esta etapa por ser un negocio rentable, no solo los constructores tradicionales sino los inversionistas con sus capitales golondrinas invierten en construcción. Teniendo en cuenta que colocar un inmueble construido tarde en promedio un año, mientras se terminan los proyectos que iniciaron en la etapa de precio alto, el sector se ubica en una bonanza o boom de la construcción.

Posteriormente va aumentando el inventario de inmuebles hasta cuando se normalizan los precios del mercado y se pasa a un periodo de relativa estabilidad, donde los márgenes de utilidad no son tan grandes como al inicio del proceso, razón por la cual los inversionistas ocasionales deciden invertir en otras actividades más rentables.

Al nivelarse la oferta y la demanda, o al ser superior la oferta, el inventario aumenta y los compradores son menores, hasta el punto en que el mercado se satura. Los constructores dejan de aumentar los costos y reducen su inversión en nuevos proyectos. Algunos se autocompran con el fin de liberar los créditos de construcción y pagar más cómodamente. Las anteriores consideraciones se ven afectadas por factores externos.

Debido a que es una de las actividades económicas que más genera empleo en nuestro país, para los gobiernos es un excelente escenario al cual dirigir sus políticas de empleo con resultados casi inmediatos.

Mil millones de pesos invertidos en construcción genera muchos más empleados directos e indirectos que requieren una mano de obra con más bajo nivel de calificación, que por ejemplo, la misma cantidad de dinero invertida en una empresa de transporte aéreo, donde a duras penas los puestos generados se contarán con los dedos de las manos y con un alto nivel técnico y profesional.

Durante un periodo de gobierno de cuatro años es deseable mantener una tasa de desempleo baja por tal razón se toman medidas para aumentar la generación de empleos, pero al ser medidas inductoras y no reales, terminan por distorsionar el mercado sobre el que se aplican y tarde o temprano desembocan en situaciones más difíciles de sortear.

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment