• Home  /
  • Social   /
  • El amor convencional es perjudicial para la salud
El amor convencional es perjudicial para la salud Relación de Pareja Full view

El amor convencional es perjudicial para la salud

Foto: Laura Restrepo

En la actualidad, la cultura, los medios, la sociedad en general, nos han vendido una idea errónea de lo que debe ser el amor. Es ese amor romántico al extremo, inagotable, incompresible, donde parece ser que nunca es suficiente lo que la otra persona nos ofrece. Esta imagen inflada, idealizada, mítica y utópica ha llevado a las personas a ideas erróneas sobre el amor, llegando a tener relaciones dependientes, sufridas, donde las dos partes se agotan por completo, se arrastran sin darse cuenta en un abismo de necesidades insatisfechas e inseguridades, donde lo que menos se disfruta es la compañía y riquezas que ofrece la otra persona. Los factores que han favorecido a ésta glorificación inflada se debe a la mala educación que nos han dado.

Para evitar esto, es necesario respetar a nuestra pareja, lo que consiste en aceptar que existen diferencias en cuanto a ideas, gustos, formas de hacer y hasta maneras de entender la vida; implica aceptarla y quererla con los elementos que caracterizan su personalidad.

Transigir supone contemplar la posibilidad de que el otro tiene su parte de razón, ya que esta postura necesariamente nos llevará al diálogo y a la negociación, en la que hay que ceder en algo para que nuestra pareja, a su vez, ceda en otros aspectos. Escuchar es cuestión de actitud y reconocer que el otro es importante para uno.

Querer y aceptar al otro es entender que en algunas ocasiones mi forma de ver una situación no tiene por qué coincidir con la forma con que la contempla mi pareja, no tengo que estar de acuerdo con los argumentos del otro para respetar lo que dice o piensa. Es más, puedo estar convencido de su equivocación o limitado acierto, es la falta de escucha activa lo que me impide acceder a su argumentación o a su mundo emocional, quedándome en mi lado de la orilla.

También es muy importante la educación en el trato y las buenas formas, hay que aprender a comunicarnos, hay que aprender a escuchar, escuchar es cuestión de disposición personal para el encuentro, es cuestión de actitud, de reconocer que tú eres importante para mí, ya que al escuchar se aprende, escuchar es fundamentalmente acoger.

Mujer Libre

Written by Sara Corazón

1 Comments

Leave a comment