Colesterol, ¡Un Amigo de Corazón! El Colesterol y el Corazón Full view

Colesterol, ¡Un Amigo de Corazón!

Por: Dr. Jorge E. Abril B.

No nos digamos mentiras para la mayoría de mujeres y hombres cada vez más jóvenes, hablar del colesterol es el "coco", máxime cuando asisten al médico o escuchan de algún conocido que por culpa de "este" se encuentra muy enfermo, y si se sospecha en los exámenes de rutina en sangre un resultado alto la sola idea de quedar condenados a hacer dietas estrictas y prolongadas privándose de las comidas que más gustan le quita el sueño a cualquiera, en ultimas su médico le receta además unas pastillas a tomar de por vida para intentar mantener a raya a este supuesto mortal enemigo que amenaza obstruir las arterias de nuestro cuerpo y "prevenir" así el llegar a sufrir un infarto al corazón en el peor de los casos, sin mencionar además el gran abanico de otras enfermedades cardio-cerebro-vasculares restantes que se le atribuyen.

Coloco el "prevenir" entre comillas porque los estudios médicos científicos más recientes parecieran ser desalentadores con respecto al enfoque de tratamiento convencional de bajar el colesterol a como dé lugar beneficiando especialmente a las farmacéuticas fabricantes de productos especialmente las estatinas con sus cuestionables efectos secundarios en especial en hígado y músculos. Con ayuda de investigadores independientes más corrientes médicas alternativas se están evidenciando y echado por tierra muchos mitos hasta ahora casi dogmáticos que han habían declarado al colesterol como el enemigo público número uno a derrotar.

Estos estudios evidenciaron como episodios agudos como los infartos cardiacos y trombosis cerebrales se presentan en importante porcentaje a personas que tenían exámenes previos de colesterol sanguíneo reportados como "normales", y además el cómo dietas o tratamientos con medicamentos que restringen en forma abrupta el colesterol del cuerpo se relacionan con la aparición de patologías neurodegenerativas entre las que contamos el la enfermedad de Parkinson, el Alzheimer etc.

Y es que el Colesterol no es perjudicial, al contrario de la mala fama que posee es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo, obtenido de la dieta, es además producido en el hígado siendo clave en la síntesis de hormonas, neurotransmisores cerebrales, protege el esqueleto mediante la vitamina D, actúa como fuente de energía y lípidos en los tejidos, tiene efectos antibióticos y anti infeccioso, es indispensable en la estabilidad de membranas celulares en especial a nivel cerebral, recubrimiento y transmisión de impulsos en los nervios.

Pero entonces: ¿qué podemos hacer para prevenir la arteriosclerosis, infartos y embolias cerebrales? Para responder esta pregunta debemos entender que un estado corporal inflamatorio y pro-oxidante (causa de envejecimiento precoz) es el que permite que las moléculas de colesterol se oxiden y se peguen a manera de "chiclets" a las paredes de las arterias iniciando un proceso de enfermedad endotelial, engrosamiento y obstrucción que impide progresivamente el paso normal de la sangre hasta fracturarse esta placa acumulada con formación de trombos que concluye en infartos o taponamientos agudos en corazón o cerebro.

Desde luego un colesterol elevado facilita aún más este proceso no por si solo como se había creído, sino en una persona inflamada crónicamente, con exceso de radicales libres y oxidada, entonces la solución es por lo tanto llevar una dieta balanceada rica en alimentos anti-oxidantes con una dieta alcalinizante dirigida por un profesional entrenado y baja en sustancias inflamatorias crónicas productoras de radicales libres, evitar el estrés crónico inflamatorio y oxidativo (el cual tratamos en la pasada edición de Revista Vive) con acupuntura, relajación, terapia ortomolecular entre otros, hacer ejercicio regularmente, erradicar infecciones crónicas virales, bacterianas o por hongos no detectadas (especialmente en casos difíciles de colesterol elevado persistente) mediante terapias de bioregulacion homotoxicológica, drenar el hígado, depurar y regular el intestino, disminuir el exceso de colesterol y otras grasas en forma natural con fitoterapias y estrategias funcionales, eliminación de exposición a metales pesados y contaminación electromagnética, y por supuesto también normalizar factores clásicos de riesgo como la presión sanguínea, la edad, el peso, el sexo, la raza, diabetes y resistencia a la insulina, estilos de vida no saludables, exceso de alcohol y el consumo de tabaco.

¡El colesterol no es el enemigo! ¡Entonces si hay solución, depende de usted hacer conciencia y tomar la decisión de estar sano! ¡Animo!

Jorge E. Abril B
Medico y Cirujano Universidad del Rosario
Medicina Funcional e Integrativa, Terapias alternativas y complementarias.
Movil: (57) 300 2659836
doctorabril-revistavive@yahoo.com

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment