• Home  /
  • Turismo   /
  • Casa de Minga – un hotel en Santa Marta que marca la historia de El Rodadero
Casa de Minga – un hotel en Santa Marta que marca la historia de El Rodadero Hotel Casa de Minga en Santa Marta Full view

Casa de Minga – un hotel en Santa Marta que marca la historia de El Rodadero

A solo 150 metros de la playa y a unos pasos de los mejores restaurantes, centros comerciales, farmacias y cajeros de El Rodadero se encuentra Casa de Minga, el lugar ideal para pasar sus mejores vacaciones en Santa Marta. Desde su llegada al hotel usted encontrará una calidez especial, ya que este lugar es atendido por su propietaria, Dominga Incapié de Yepes, pioneraen el desarrollo turístico de este centro vacacional y quien desde 1950 se instala en el lugar, ocho años después incursiona en el negocio de restaurantes y hace dos, ante la demanda de turistas en busca de un buen lugar de hospedaje decide crear este agradable hotel.

Hace muchos años, Minga compró un lote cerca al mar y allí instaló un restaurante. Lo llamó “Donde Minga”, para que todos la recordaran. Pronto, se convirtió en el favorito de los turistas, por la sazón y el buen gusto que entregaba en cada uno de sus platos. Entonces, El Rodadero tenía la apariencia de un paraíso olvidado, rodeado de cerros vírgenes, sembrado de lotes vacíos, matorrales secos y palmeras.

Minga seguía la herencia y el ejemplo de su cuñada Rosa Yepes de Fernández, ofreciendo la famosa bandeja de pargo frito, arroz de coco y patacón pisao. Su visión futurista la llevó a darse cuenta de que por las noches, en aquellos años, los visitantes no tenían opciones para salir. Por eso instaló un servicio de coche halado por un burro, al que llamaron “burrotaxi”. Ese era la única atracción que había en El Rodadero para distraerse cuando caía el sol. Pero en realidad no era un “burrotaxi”, se trataba de un coche para pasear a los niños, al igual que hoy lo hacen los cocheros en sus carrozas elegantes. ¡Ya eso a Minga se le había ocurrido en 1960!

El lote de Minga fue el primero en cerrarse. Mandó a poner una cerca para que no se presentaran malos entendidos, a pesar de que alrededor no había nadie viviendo. Después empezaron la construcción del restaurante, con más amor e intención que recursos, con mano de obra propia, como pioneros en una isla olvidada. Mientras construían, era común excavar y encontrar pedazos de cerámicas ancestrales y ostras enormes. Una gruesa capa de arena de mar, a poco más de medio metro debajo de la tierra, era un vestigio geológico de la formación de esa playa singular, vigilada por un morro.

Pero, ¿cómo sabía Minga si le iba a ir bien con un restaurante, en una zona tan alejada y solitaria? A decir verdad no lo sabía. Fue tal vez más un acto de fe. Entre sus pocas certezas, o mejor esperanzas, estaba el que la gente de Barranquilla y Santa Marta no dejaba de llegar para pasar el día en la playa. Además, se había iniciado la adecuación de un camino de herradura que descendía por el ziruma (que significa alto de la montaña en lengua indígena) y conectaba con el centro histórico de Santa Marta. En esa época era gobernador del Magdalena el brigadier General Rafael Hernández Pardo, designado por el mismísimo presidente General Rojas Pinilla. Minga los recuerda con nostalgia. Es irónico, pero han sido los únicos gobernantes que han hecho algo por el progreso de este lugar, tal vez porque no eran políticos, eran militares.

Hotel en Santa Marta

En otros casos, muchos también venían de Gaira, ese pueblito cercano al lado del río del mismo nombre, donde hace mucho vivieron valientes guerreros indígenas. La playa de El Rodadero era como el patio de juego de quienes vivían en Gaira. El Rodadero es de hecho parte de la Bahía de Gaira. De acuerdo a los historiadores, Gaira existió incluso antes de Santa Marta, porque allí se dio la primera batalla naval del Caribe colombiano; fue la primera vez que un grupo de indígenas del continente derrotó a los invasores españoles. La primera victoria registrada en defensa de estas tierras. Pero con el tiempo, la colonia y la conquista, Gaira se convirtió en un pueblo periférico de Santa Marta, de descendientes indígenas y mestizos que sembraban alimentos para venderlos en el mercado de la ciudad.

Un día cualquiera de 1954 el gobernador Hernández Pardo, cansado de las manchas de aceite que ensuciaban el mar de la Bahía de Santa Marta y que provenían del lavado de las locomotoras cerca del muelle, cuando descargaban el banano, se dirigió a un grupo de colaboradores y les dijo: “Búsquenme una playa bien bonita, para atraer a un inversionista cachaco, porque vamos a hacer un hotel de categoría en esta ciudad”. Nadie sabe quién lo sugirió, pero para cuando Minga terminó de construir su restaurante, ya existía el Hotel Tamacá, cuya obra inició el 9 de mayo de 1956. Fue el primero en El Rodadero.

Desde aquel entonces hasta hoy el restaurante Donde Minga fue acompañando el desarrollo turístico en El Rodadero. Ya Minga siente los rigores del tiempo, pero tiene la tranquilidad de haberle enseñado a sus hijos el oficio del turismo. Su negocio ha evolucionado, ya pasaron los tiempos del “burrotaxi”. De un restaurante típico costeño, pasó a ser un hotel.

El Hotel Casa de Minga se inauguró en diciembre de 2013. Minga y sus hijos son críticos con la realidad que vive el sector. Decidieron cerrar el restaurante en vista del decaimiento del crecimiento de la economía informal. Cada vez se hacía más difícil. Sin embargo, luchan por resurgir y mantenerse, con la misma convicción de hace cuarenta años.

El Hotel Casa de Minga es un sitio diferente, que ofrece un espacio único de tranquilidad y verdor en El Rodadero. Está ubicado en un punto estratégico del sector, cerca de la playa, supermercados y cajeros electrónicos. Tiene un gran patio sembrado de árboles frutales de mango, guayaba, banano y papaya. Cuenta con jacuzzi y próximamente se inaugurará el bar, cocina-restaurante, una reinvención del recordado restaurante Donde Minga. Un gran número de extranjeros los visitan. Además de prestar el servicio de hospedaje, también cuentan con el servicio de transporte marítimo en lancha, hacia playa blanca, el acuario e incluso al Parque Tayrona. Como buenos conocedores, guían a los turistas en los planes que se pueden realizar en cada playa que visitan y recomiendan los mejores lugares para comer.

Hotel Casa de Minga
Teléfono: 57 5 4 22 5766
Dirección: Cra 2 a # 5 – 129
Rodadero | Santa Marta

Written by ViveCaribe

Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

3 Comments

  • Tu forma de explicar cada cosa en cada parrafo es bastante amena y
    facil de entender, sigue escribiendo así! 🙂

    Reply
  • Buenas tardes mi nombre es ana Milena
    Estoy buscando hospedaje para dos noches la fecha es el domingo y lunes es 20 marzo y 21 marzo somos 2parejas q viajamos en moto nuestro viaje es para la guajira
    Cuál es su tarifa y si tiene disponibilidad

    Reply

Leave a comment