Benkos Biohó, el precursor de la libertad Benkos Biohó, precursor de la libertad Full view

Benkos Biohó, el precursor de la libertad

Antes de las guerras por la independencia libradas por los famosos próceres, de los que tanto hablan los libros de historia, un personaje casi mítico fundó el Palenque de la Matuna, después llamado San Basilio de Palenque, el primer pueblo libre de América. Su nombre es Benkos Biohó y su figura reaparece hoy, ya no como un mito de esclavos y colonos, sino como un personaje real, de carne y hueso, reivindicado por las comunidades palenqueras. Vive Caribe rinde homenaje a su legado histórico y a la cultura afrodescendiente, pilar de la identidad colombiana.

EL SECUESTRO DE UN REY BANTÚ

Archipiélago de Biohó, actual Guinea Bisseau. África. Año 1594.

El rey Benkos nunca creyó posible que los invasores portugueses fueran capaces de adentrarse hasta sus dominios. Se sentía poderoso, y en realidad lo era. Su estirpe Bantú dominó por muchos años varias islas de Biohó (Bijagós), en África occidental. Los esclavistas portugueses las atacaron en una batalla cruda y, aunque los bantúes resistieron, muchos murieron y otros fueron raptados. Entre ellos Benkos y su familia. Los vendieron como esclavos y los enviaron a las tierras colonizadas de España en América, donde les prohibieron sus creencias y les negaron su libertad y sus nombres. A Benkos lo llamaron Domingo Falupo.

Pedro Claver recibiendo a esclavos

EL PUERTO DE LOS ESCLAVOS

Cartagena. Año 1596.

Benkos aprendió la lengua de sus captores y a sobrevivir entre ellos como esclavo. Conoció a un monje llamado Pedro Claver, a quien sirvió de traductor en los barcos cargados de esclavos que llegaban al puerto. Benkos fue testigo de la bondad de aquel monje hacia los esclavos. Lo vio enfurecerse y enfrentarse a los blancos para que mejorasen las condiciones en las que transportaban a los esclavos. Lo vio criticar con dureza la práctica del esclavismo e inculcar un Dios muy diferente al que en un principio le quisieron imponer a las malas. Lo vio atender a los cautivos que llegaban enfermos o moribundos de los viajes y los trataba con amabilidad. A diferencia de los otros monjes, que bautizaban lanzando agua bendita a la muchedumbre, Pedro Claver los bautizaba uno a uno, mirándolos a los ojos y diciéndoles con caricias que todo iba estar mejor. Ya desde entonces muchos consideraban a Pedro Claver un santo y Benkos Biohó aprendió de él a amar a todos los hijos de África por igual y a convencerse de la necesidad de hacerlos libres.

PRIMER ESCAPE

Río Grande de la Magdalena.

Su amo Juan de Palacios necesitaba remeros para transportar río arriba unas mercancías. A varias jornadas de camino la embarcación naufragó. Los tripulantes y la mercancía cayeron al agua. Benkos sobrevivió, alcanzó la orilla y por primera vez, desde que lo capturaron, fue un hombre libre. Estaba en lo linderos de los Montes de María y permaneció allí durante algún tiempo. Poco después fue recapturado por los españoles, pero Benkos había tenido ya la oportunidad de reconocer el territorio que serviría de refugio para la rebelión de los esclavos fugitivos.

Esclavos en la colonia

REBELIÓN

Cartagena. Año 1599.

Tres años después de su recaptura, Benkos preparó y organizó un grupo de 25 cautivos, planearon el escape y un día no registrado por la historia, a finales de 1599, bajo todos los riesgos, tomaron el camino de la libertad. Viajaron en canoa y a pie. No iban muy lejos cuando sonó la alarma. Un grupo de esclavistas y un pelotón de soldados, salieron en su persecución. Pero Benkos Biohó y sus hombres organizaron una emboscada y los tomaron por sorpresa. Varios españoles murieron, los demás regresaron, temerosos y vencidos, a Cartagena. Fue la primera victoria de una rebelión que habría de extenderse por 13 años.

TREGUA Y PAZ

Año 1613.

Después de muchos intentos por capturarlo y arrasar con sus palenques, el Gobernador de Cartagena aceptó que era casi imposible vencer a Benkos Biohó y sus guerreros. Como manera de controlarlo le ofreció una tregua que se hizo efectiva en el año de 1613.

EJECUCIÓN Y MUERTE

Cartagena, Año 1621.

Después de haber conseguido la paz con los españoles, Benkos Biohó empezó a visitar la ciudad y a caminar por ella como cualquier otro ciudadano español. Al principio lo toleraron, pero después de un tiempo, bajo la tutela de un gobernador distinto, se ordenó capturarlo. Fue “sometido al suplicio del garrote” y ejecutado en las puertas de Cartagena.

La guardia cirmarrona

LEGADO

Pero Benkos Biohó no murió, su legado permanece como un grito de dignidad y orgullo. Sus acciones, luchas y victorias inspiraron otros movimientos de rebelión de esclavos e indígenas en América. Todavía hoy las comunidades afrodescendientes luchan por ganar un espacio de respeto e igualdad en Colombia.

Written by Revista Vive

Revista Vive Caribe. Queremos ser un espacio de encuentro de nuestra cultura e identidad. Estamos agradecidos y sorprendidos por la gran acogida de nuestra revista. Seguimos viviendo, creciendo, dándonos a conocer. Agradecemos a quienes nos han apoyado en este camino.

Leave a comment